En época de vacaciones o fin de semana, los niños disfrutan de lugares como albercas o playa, sin embargo debemos tener especial cuidado al llevarlos a cualquier lugar y en particular, donde haya cuerpos de agua, ya que son muy atractivos para ellos y suelen jugar sin tomar el cuidado necesario. A continuación te invitamos a tomar en cuenta las siguientes medidas de seguridad:

  • Por cuestiones de higiene, báñate siempre en compañía de un adulto antes de meterte a la alberca
  • Usar flotadores o un chaleco salvavidas, adaptado siempre a tu tamaño y correctamente colocado.
  • Tener mucho cuidado con los bordes, escaleras y toboganes: si están húmedos, pueden ser muy resbalosos.
  • Respeta el horario de digestión: no ingresar en la piscina inmediatamente después de comer, mínimo son dos horas.
  • No lanzarse de golpe en la piscina: mejor poco a poco para no hacerte daño sobre todo si no se conoce la altura de ésta.
  • Llevarse los juguetes que metan en la piscina cuando salgas, para evitar que otros niños no se lancen a por ellos y causar algún incidente.
  • Avisa a los mayores o al cuerpo de seguridad del lugar si  algún niño se ha caído en la piscina o que se ha hecho daño.
  • Supervisar que los niños jueguen en la parte de la piscina en la que permanezcan de pie
  • No quitar la vista de los niños durante su estancia en balneario o playa
  • Las clases de natación son una buena inversión para que disfruten el tiempo en las próximas vacaciones.

Lo importante es disfrutar de momentos agradables con la familia, sin olvidar los debidos cuidados con los niños de casa.