Los artesanos de Ixmiquilpan logran hacer arte con elementos de la región. Las jaulas y canastas de carrizo elaboradas en el Barrio de El Oro, la Cruz Blanca pertenecientes al Barrio de Progreso; los que se extraen de la fibra de maguey como ayates, mecapales, que son fajas de cuero que utilizan los mozos de cuerda para llevar cargas, morrales que a veces se llevan los turistas para guardar un pedacito de Hidalgo; sombreros de palma, petates, costureros, fruteros, cestos papeleros, “ceras escamadas” o simplemente guías de flores de cera que elaboran en el Barrio de La Otra Banda y que se ocupan en la procesión del 7 de septiembre; los objetos e instrumentos con incrustaciones de concha de abulón sobre madera: objetos en miniatura, instrumentos musicales, espejitos, cruces, portarretratos, cajitas, juegos de dominó, ceniceros, todo esto es elaborado en forma minuciosa, elaboran artesanías con fibras de maguey desde épocas prehispánicas para los españoles en ese entonces, como cuerdas de guitarra.

De aquí surgió la tradición de arreglar estas, lo cual se hacía con hueso, hasta que alguien comenzó integrando las conchas y así nació la tradición de la incrustación de concha de abulón como elemento decorativo sobre la madera de enebro, convertidas en objetos como pulseras, prendedores, aros, espejos, collares, alhajeros, llaveros, tableros de ajedrez, dominós, guitarras, violines, arpas y pianos de cola  por artesanos de la comunidad de El Nith.

En toda fiesta, la pirotecnia es otra de las artesanías indispensables por ser elemento infaltable en las celebraciones: cohetes, cohetones, castillos, toritos, “bombas” en donde se emplea el carrizo y la pólvora, se confeccionan en especial en comunidades como Capula y  El Nith. En la actualidad el conocido espectáculo de pirotecnia en conjunto con música.

Para las procesiones, los habitantes de cada comunidad elaboran grandes arcos, uno de los materiales que ocupan es el maguey con sus diversas partes, el cual  proporciona la “cucharilla” extraída del corazón de la planta con la que se elaboran frontales o portadas para los templos.

Algo más que podría considerarse como artesanía es el traje típico que usan los hombres que consiste en camisas bordadas de repulgo, pantalón de manta y sombrero; las mujeres visten blusa y falda bordados a mano; aunque este traje sólo se puede ver en algunas localidades y en muy pocas personas debido a que la gente lo ha ido sustituyendo por ropa más informal pues para los habitantes de Ixmiquilpan, el atuendo es utilizado para las grandes fiestas.

Si en tus planes está visitar el municipio de Ixmiquilpan, te invitamos a conocer el jardín principal y trasladarte al mercado que está a dos cuadras en donde encontrarás todas estas maravillas artesanales.