1. Te da una nueva perspectiva.
    No hay nada mejor que viajar y salir al mundo para tener una mejor perspectiva de las cosas y del mundo, dar una mirada a la manera en que viven otras personas, conocer su comida, sus tradiciones, los lugares típicos, el simple hecho de pasear por una plazuela tranquila, observar las bellezas de otros lugares, es una manera de ir creándote una nueva visión del mundo. Cuando viajes a Ixmiquilpan, te recomendamos dar un recorrido por sus calles, probar su comida, conocer sus tradiciones, disfrutar de las aguas termales de Dios Padre, relajarte y abrir tu mirada al mundo.
  2. Alejarte del trabajo y la rutina.
    Los mexicanos tenemos la reputación de ser uno de los países donde se trabaja más horas y más días a la semana según datos de la OCD de entre sus miembros somos el país donde más horas de la vida se dedican al trabajo, es por eso que alejarse del trabajo y la rutina diaria es bueno para nuestra salud física y mental, y nada mejor para olvidarse del estrés y de la rutina que darte un chapuzón en las ricas aguas termales del Balneario Dios Padre, divertirte con los amigos con la familia, pasando un buen rato en los toboganes, en las albercas, en las áreas verdes. Y olvidarte por un momento del tedio de la rutina diaria.
  3. Estrechar lazos afectivos.
    El viajar y compartir experiencias con personas a quienes les tienes afecto, ya sea amigos, pareja, familia, siempre será una manera de estrechar los lazos afectivos, ya que los viajes construyen experiencias, recuerdos, aventuras… Historias que quedan en la memoria como la escapada de amigos en un fin de semana, las vacaciones familiares, etc. Recuerda que el viajar construye experiencias, momentos que se quedan en la memoria para siempre.
  4. Para desconectarte del mundo.
    Cuantos de nosotros nos la pasamos checando constantemente el celular, vivimos a través de la actualización de estados en Facebook, de historias en Instagram, estados en twitter. Viajar te permite desconectarte del mundo, vivir en la vida real esos estados, experimentar olores, sonidos, colores, sabores, llenar tu mente de experiencias nuevas, alimentar tu yo interior y llenarlo de recuerdos nuevos. En Dios padre puedes encontrar un lugar donde no solo encuentras diversión, en múltiples atracciones, relajación con la calidez de las aguas termales, contacto con la naturaleza en las áreas verdes, es el lugar perfecto para desconectarte del mundo y de los problemas del día a día.
  5. Acercarse más a la familia.
    Viajar junto con la familia, permite conocerse de una manera distinta, convivir sin las presiones diarias, sin el estrés del trabajo, de la escuela, es dedicar un momento a la diversión, al esparcimiento a relajarse, eso permite conocerse y estrechar ese lazo familiar que a veces los problemas del día a día van desgastando, no se necesita mucho, una escapada familiar de fin de semana para disfrutar de toboganes, albercas, buena comida, son la opción ideal.